Buscar un oficio y convertirlo en un trabajo para toda la vida: Diego nos cuenta la historia de Grupo Creativo Interjoyas

Buscar un oficio y convertirlo en un trabajo para toda la vida: Diego nos cuenta la historia de Grupo Creativo Interjoyas

La #ComunidadIncrease está formada por emprendedores que todos los días trabajan para desarrollar sus negocios o empresas. Nuestro objetivo es potenciarlos para que sean más eficientes y conectarlos generando espacios en los que puedan conocerse para alcanzar juntos soluciones innovadoras.

Diego Pelleriti es el fundador de Grupo Creativo Interjoyas y es parte de la #ComunidadIncrease, hablamos con él para que nos cuente la historia de su emprendimiento y cuáles son las ventajas de trabajar con Increase.

Comunidad Increase

¿Cómo surgió Grupo Creativo Interjoyas?

Nació en un espacio muy reducido, el lavadero de la casa de mi mamá. Estaba en rebeldía con la secundaria, no quería estudiar y mi viejo me dijo: “Si no estudiás, tenés que laburar. Buscate un oficio. Cualquiera, pero un oficio”. Mi papá era sastre. Tenía dieciséis años y empecé a trabajar en un taller muy chiquito. De tres personas, uno era artesano. Yo hacía mate cocido, barría, pulía, los trabajos más sucios dentro del oficio. Sólo me pagaron el primer sueldo así que a los tres meses me fui. Por el diario conseguí un taller en el que necesitaban un aprendiz. No me gustaba tanto porque era trabajo en serie pero me hice amigo del modelista, la única persona que manejaba la parte artesanal. Todo lo que él hacía yo ya lo conocía.

Entrevistas #ComunidadIncrease: De bar con amigos a planta de cerveza propia, Juani cuenta la historia de The Temple Bar

¿Y cuándo empezaste por tu cuenta?

Surgió la posibilidad de hacer un trabajo nuevo dentro del taller. El dueño preguntó y el modelista le dijo: “Ponelo a Diego”. Ahí empezó mi despegue. Tenía mucha habilidad y me empezaron a dar cosas para llevarme a mi casa. Ahí empecé a armar mi pequeño taller. Compré el motor de la pulidora y todos los elementos que necesitaba. Era mucho trabajo, sumé a mi hermano y después a otro pibe del taller. Todo en la casa de mi vieja. De lunes a viernes de seis de la tarde a ocho de la noche preparaba el trabajo y el sábado arrancábamos a las seis de la mañana y le pegábamos duro hasta terminar.

¿Cómo llegaste a abrir tu primer local?

Pasé a otro taller, más grande. Siempre trabajé mucho. En un momento un amigo me comentó que se alquilaba un local acá en la calle Libertad. Renuncié al taller y me puse mi primer local, uno muy chiquito en una galería. Lo abrí con un socio, después tuve otros, buenas y malas experiencias. Era muy chico para darme cuenta y cometí errores que me dieron una gimnasia que me sirvió para aprender.

Yo aprendí de mis padres, de mi familia, la responsabilidad, el respeto, el trabajo. Una educación que no tiene nada que ver con sumar, restar y dividir. Tiene que ver con el compromiso con lo que se hace.

¿Pasaste momentos difíciles?

Hubo cosas feas, sobre todo con socios. En un momento volví a ser empleado en el local de un amigo. Quien hoy es mi señora trabajaba al lado, ahí la conocí. Me enteré de que se alquilaba un local enfrente, hice la cuenta y lo que me pedían era toda la guita que tenía, me sobraba para dos tachos de pintura. Igual nos metimos, mi hermano y yo. Las pasé todas. Vender joyas siempre fue difícil. Las renovaciones de contrato de los locales son complicadas así que alquilamos un segundo local para siempre tener uno firme. La remamos hasta que pudimos comprar uno, después otro y un tercero. En un momento la joyería fue un muy buen negocio, tenía esos y dos alquilados. Todo esto me enseñó que la necesidad es el padre y la madre de la creatividad, si no te aprieta el zapato no te calentás.

¿Te acordás de cuál era tu objetivo cuando empezaste?

Objetivo no. Trabajar. Hoy por hoy tampoco tengo uno, vengo a laburar. Para mí es un trabajo. No sé si está bien o está mal. Yo aprendí de mis padres, de mi familia, la responsabilidad, el respeto, el trabajo. Una educación que no tiene nada que ver con sumar, restar y dividir. Tiene que ver con el compromiso con lo que se hace.

Entrevistas #ComunidadIncrease: Un negocio que nació del amor por la cocina, Yamilet cuenta la historia de Bazar de la Esquina

¿Cómo empezaste a trabajar con Increase?

Estaba buscando resolver los problemas que te genera administrar los cupones de las tarjeta de crédito, que es un chino. Busqué en Google alguna planilla de cálculos o algo de eso y ahí encontré Increase. Me pareció muy muy piola, una solución para el negocio.

¿Cómo te ayuda Increasecard?

Tenés certezas de que se cobra lo que se tiene que cobrar, que se pagan los cupones. Yo hago el doble control y me tiene que cerrar. Al principio tenía un sólo número de usuario con tres terminales y eso me complicaba. Pero ahora tengo una terminal por cada local, chequean los cupones de cada punto de venta y si alguno no aparece hacen el reclamo. Rara vez tenemos un problema. Y lo mejor son las liquidaciones mensuales, está todo bien claro y acomodado.

Estamos comprometidos con potenciar el crecimiento de tu negocio y ayudarte a controlar tus cobros con tarjetas. ¡Probá ahora Increase gratis por 7 días!

¡Sumate a los más de 10.000 comercios y empresas
que potencian sus negocios con nuestros contenidos!

Vos vendés,
nosotros nos encargamos del resto ;-)

¡Probá ahora 7 días gratis!

¡Seguinos!

Suscribite al #BlogIncrease

¡Potenciemos juntos tu negocio!

Suscribite al #BlogIncrease

y todos los meses recibí los mejores contenidos.